martes, 10 de diciembre de 2013

En España: Parque Natural de los Alcornocales


Cuentan que en el pasado era un bosque sagrado donde se reunían los druidas y jugaban las hadas. Me hablan de cascadas y cuevas milenarias en lo alto del monte que quedó pendiente de escalar. Pero cuando te adentras en lo más umbrío del bosque buscando manantiales, trepando por las enormes rocas que la fuerza del agua arrastró dejando varadas en el cauce del arroyo, saltando por encima de troncos caídos recubiertos de musgo y notas que las zarzas se enredan en tus piernas y avanzas a través de una vegetación de líquenes, helechos, acebos, laureles y de quejigos con lianas colgando y te dicen que la laurisilva que acabas de tocar es del período Terciario, ya no te cabe duda de estar encaminándote al origen del mundo y encuentras en las piedras los ecos de la historia y reconoces en una de ellas el rostro petrificado del guardián del lugar.


Parque Nacional de los Alcornocales. España

Parque Nacional de los Alcornocales. España

El guardián del bosque. Parque Natural de los Alcornocales. España
Estamos en el Parque Natural de Los Alcornocales, cerca de Jimena de la Frontera, en Cádiz. En él conviven, en la zona más seca, los acebuches y alcornoques pelados por la extracción del corcho, con los quejigos, helechos y laurisilva de la zona húmeda, donde se originan los manantiales y despeñan los arroyos.
Una fauna de zorros, ciervos, meloncillos, cabras de monte y corzos habitan estas tierras y en el cielo planean el buitre, el halcón y el águila culebrera.

Parque Nacional de los Alcornocales. España

Parque Nacional de los Alcornocales. España

Parque Nacional de los Alcornocales. España
Dicen que se quiere privatizar una parte del Parque Natural de los Alcornocales para urbanizarlo, ¿Qué opináis?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué maravilla!!!!!!!!!!!!!!!!!Tengo que ir ahí como sea!!! gracias por el post

Jesús Valenzuela Bruque dijo...

Me imagino que con lo de privatizar te refieres a la finca La Almoraima, que fue la finca de Ruiz Mateos y que el estado expropió.
Ojalá que el estado o la Junta de Andalucía se hagan cargo de la misma y no se privatice ni se venda por trozos, sino que se conserve porque es una zona inmejorable como hábitat natural. Aunque conforme está el estado y la administración andaluza, supone para la finca el total abandono, y no se sabe que es lo mejor.
Dios quiera que el corcho se revalorice y siga siendo rentable su extracción y no sea sustituido por otros materiales alternativos, pues esta, y aunque creo que la pela del corcho es quitarle vida al árbol, es la única defensa que tienen estos bosques para su conservación...solo se conserva lo que es rentable...y el corcho lo es...hasta el momento...

Anónimo dijo...

Qué enigmático! parece de cuento

Anónimo dijo...

Acaba de iniciarse un acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía para ampliar el Parque de los Alcornocales, para conectar lo existente con los Alcornocales costeros y las playas no urbanizadas de Guadalquitón-Borondo pasando por varios montes públicos.
Parece que esto le ha "sentado" mal al gobierno del estado porque impediría la venta a manos privadas y para construcciones y turismo de lujo de las mencionadas fincas de la Almoraima (expropiación de la antigua finca de Jose María Ruiz Mateos).
Espero que se defienda, conecte como corredor ecológico y proteja esta maravilla que es el Parque Natural de los Alcornocales de la especulación urbanística y del vil metal.

Maria dijo...

Gracias por la información. Esperemos que el acuerdo de ampliar el Parque de los Alcornocales se lleve a cabo.

Nélida dijo...

Eres una viajera a la que respeto mucho, nunca he podido reconocer por su nombre a mas de cuatro o cinco árboles, y tú pareces botánica. Es una bella descripción, muy sensible y hermosa, supongo que cuando pasen algunos milenios más, el viajero del futuro verá una imagen preciosa en alguna piedra que recordará a ti, la viajera, que ya ha dejado huella en ese bosque.

Maria dijo...

Gracias Nélida por tu entrañable comentario. Me alegra que te haya gustado esta entrada. Y siento decirte que a botánica no he llegado todavía. Aprendí los nombres de mi amigo Jesús que es un experto.

Publicar un comentario